ETSY

Hola a todos! Hoy es 22 de marzo y es un día especial por varias razones. Para empezar es mi cumpleaños y además la primavera está recién estrenada. Pero lo más importante que os tengo que contar es que acabo de abrir una tienda en Etsy!

Por si alguien no sabe muy bien de qué va la cosa, Etsy es una especie de plataforma de venta on line donde tú puedes poner una tienda si quieres vender artesanía hecha por tí, materiales diversos para hacer todo tipo de artesanías o también productos vintage. Es lo que se llama un “marketplace”, que viene siendo un mercadillo donde poner tu puesto, pero on line. Y es una red muy chula, porque implica una manera de comprar y vender un poco diferente y comprometida, que valora la producción artesanal y respetuosa con el medio y las personas, la elaboración de productos cuidados y únicos, la manufactura en su sentido literal…

Hace mucho tiempo que me rondaba la idea por la cabeza, pero el momento tuvo que ser ahora por distintas razones largas de contar. Me puse esta fecha significativa como tope para no seguir dándole largas, y ya está!

Estas últimas semanas estuve cosiendo como loca! Ya avancé algo en Instagram , y la gente me decía “no paras!”, pues era por esto.  Te recomiendan empezar con al menos 10 artículos. Yo no llegué a tanto, pero es que lo mío lleva mucho curro, jo!

Bueno, ya la iré mejorando. La voy a dedicar básicamente a cosas infantiles y para bebés, algo que siempre me encantó hacer, es rápido y muy agradecido. De momento está en inglés, pero si entráis desde España sale automáticamente traducida. Veréis que es una traducción bastante mala, así que con el tiempo quiero ponerla en los dos idiomas, con el tiempo…

Y ahora necesito vuestro apoyo para posicionarme. Ya sé que tengo que currarme más lo de las redes sociales, mi punto débil, pero os pido que lo comentéis y lo compartáis  como venís haciendo con mis publicaciones, y ya, si de paso os hacéis una cuenta en Etsy y me ponéis como tienda favorita, la bomba!

Estoy entusiasmada con mi nuevo proyecto, ya tengo la disculpa perfecta para coser y coser… a ver si de paso vendo algo para poder seguir cosiendo!

Muchísimas gracias y muchísimos besos!

>¡<

 

 

 

Guardar

Guardar

Anuncios

KANTHA BABY QUILT

 

Este pequeño quilt tiene el encanto de lo sencillo. Está inspirado en los Kanthas originarios de Bangladesh, Bengala y algunos estados de la India, donde tradicionalmente las mujeres cosen varias capas de viejos saris usados para crear mantas, fundas para almohadas y otros accesorios textiles. Estas mantas suelen ser, como los propios saris, de colores brillantes y con intrincados estampados. El mío no va del todo en esa línea, pero la técnica que utilicé es básicamente la misma.

Como seguramente sabéis, los saris son piezas rectangulares de tela que las mujeres de la India y otros países del sudeste asiático se enrollan alrededor del cuerpo para vestirse. Todo un arte que podéis ver en este vídeo.

Para hacer un Kantha (palabra que deriva del sánscrito y significa trapo) estas mujeres cosen varios saris formando capas que luego unen mediante puntadas hechas a mano. A veces, estos acolchados siguen las líneas de los dibujos estampados en la tela, otras van formando distintos patrones o motivos (flores, animales, mandalas…) que pueden llegar a ser complicadísimos, pero lo más frecuente es que se trate de líneas rectas a lo largo de todo el kantha. Esto último es lo que yo escogí para el mío y lo hice en varios colores.

 

Aparte de la idea de reutilizar y aprovechar, que me gusta mucho, hay una historia muy bonita y emotiva detrás de esta tradición. Normalmente, las mujeres guardan sus saris viejos durante años y hacen esta especie de quilts para sus nietos, incluso antes de tenerlos. La tela vieja y muy usada de los saris se vuelve suave y amorosa, ideal para el contacto con la piel del bebé. Así se establece una forma de conexión con la familia, incluso después de que las abuelas ya hayan muerto. Y en algunas familias es tan importante, que las abuelas hacen kanthas extra para que los nietos que puedan llegar a tener una vez se hayan muerto, tengan su propio kantha hecho por ellas.

Los kanthas originales son muy coloridos y tienen el aspecto rústico de lo auténtico, de lo hecho a mano, con puntadas infinitas y un poco irregulares y esa tela tan dulce y gastada… Tienen un aire boho, un tanto hippie, y se han puesto muy de moda en los últimos  años. Gracias a ello, grupos de mujeres se organizan para coser y comercializar sus kanthas y, aunque se pierda un poco el sentido tradicional, se siguen haciendo a mano con saris usados y son una fuente de ingresos para muchas familias.

kantha 2

Da gusto verlas!

Este baby quilt pretende ser un pariente lejano de los kanthas, aunque lo único que tengan en común sea el tipo de acolchado. El top es de lino blanco y no lleva guata. Como soy una maniática de las fibras naturales, especialmente para bebés, le puse en el interior una capa de gasa 100% algodón y en la  trasera un lienzo moreno muy fino también de algodón. Primero coloqué la gasa bien estirada, encima el lino y por último el lienzo moreno. Cosí las tres capas alrededor dejando un hueco para darle la vuelta. Luego cerré el hueco cosiéndolo a mano, lo planché muy bien y lo acolché como veis en las fotos. Como ninguna de las tres telas tenía cara buena o mala no tuve que preocuparme de cómo las colocaba. En el caso de que se use alguna tela estampada lo importante es poner el relleno y encima el top y la trasera con las caras buenas o estampadas juntas, y el resto del proceso igual.

Me gusta el contraste del lino con el lienzo de color natural, aunque después de muchos lavados se irá blanqueando y apenas habrá diferencia.

Para el acolchado utilicé tres cabos de mouliné en los colores que tenía a mano. Y, como veis, no me preocupé demasiado de que las puntadas fuesen muy regulares ni la líneas muy rectas. Esta licencia para la “imperfección” te permite dar rienda suelta a la imaginación, y a mi ya se me ocurren otras muchas ideas, por ejemplo utilizar hilo más grueso o lana, hacer dibujos en vez de rayas para darle un aspecto más infantil, escribir el nombre del niño o alguna frase o rima…

Finalmente, añadí estas borlas en las esquinas que le dan un toque gracioso. Las hice con perlé del número 8, el que suelo usar para acolchar. Tal vez hubiesen quedado mejor un poco más grandes y hechas con lana, pero…

Me gusta mucho trabajar con lino. Tiene, cómo decirlo… carácter, peso, sensación de fresco y natural. Lava perfectamente en agua muy caliente y no necesita plancha, porque ese aspecto arrugado le da todavía más encanto. Es perfecto para bebés alérgicos o para usar en verano. Ideal también para llevar a la playa porque una vez doblado no ocupa mucho espacio y además no se impregna de arena.

Y esto es todo de momento. Si me queréis contar qué os parece, estaré encantada de leer vuestros comentarios.

Besos

>¡<

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

4 HEARTS BLOCK

 

4 Hearts Block / anabelula.wordpress.com

Al final piqué otra vez con San Valentín, pero es que este bloque se lo merece. Me enamoré de él irremediablemente, como se suele decir en estos casos. Y de las telas para qué os voy a contar… un amor! Las dos de los corazones son de la colección de básicos de Bonnie and Camille, y el fondo liso es un tal French Vanilla de RJR Cotton Supreme Solids. Os lo comento por si os gusta tanto como a mi y lo queréis localizar. Lo mio con este color fue un flechazo (ya que estamos…) y me vais a oir hablar de él más de una vez, porque da esplendor a cualquier cosa que le arrimes.

4 Hearts Block / anabelula.wordpress.com

El patrón lo podéis descargar aquí y es muy fácil porque las piezas son bien grandes. Al final queda un bloque de 12″x 12″ (30 cm x 30 cm aproximadamente), una medida ideal para hacer un baby quilt con 9 bloques (3×3) o con 12  bloques (3×4) si lo queremos rectangular. Yo, como me lo tengo prohibido, me conformaré con este bloque solitario para colgar en un trocito de pared dedicada a cosas amorosas.

4 Hearts Block / anabelula.wordpress.com

Como siempre, el acolchado mínimo y con perlé del número 12 en un tono hueso (712).

4 Hearts Block / anabelula.wordpress.com

4 Hearts Block / anabelula.wordpress.com

Nada más por hoy. Os mando un beso con todo mi amor! >¡<

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

CÓMO COLGAR UN QUILT

 

A veces queremos colgar un quilt de la pared por alguna razón. Puede que se trate de un quilt antiguo, o uno con un significado especial o conmemorativo. Puede ser que queramos vestir una pared desnuda, o simplemente añadir un poco de color y calidez a una habitación. Algunos de nuestros trabajos son pequeñas obras de arte y merecen ser expuestas con todos los honores. Otras veces nos inspiran y nos sirven de recordatorio.

Dresden Plate Miiquilt / anabelula.wordpress.com

Este miniquilt lo hice con esa intención, aprovechado restos de mi Dresden Plate. Bordé en él un mantra que me repito mucho últimamente (me imagino que no seré la única en estos tiempos que corren) y lo tengo colgado en la pared que está justo enfrente de mi cama, para que sea lo primero que veo cuando me levanto y lo último cuando me acuesto. Ya sabéis lo que se cuenta del poder de las palabras. Pues yo lo creo.

Dresden Plate Miniquilt / anabelula.wordpress.com

Hay una par de formas fáciles de preparar un quilt para colgar sin que se vean cinchas o trabillas de tela asomando. Ambas consisten en coser en la trasera algún tipo de funda en la que se pueda insetar una vara, una tablilla o, simplemente, una barra de cortina que mantengan el quilt estirado y nos permitan colgarlo como si fuera un cuadro. Esto es mejor decidirlo antes de cerrar el quilt, justo a la hora de poner el “binding”, pero si ya está acabado también se puede colocar.

La manera más sencilla, y la más práctica si el quilt no es muy grande, consiste en colocar estas fundas en las esquinas superiores de la trasera. Para ello tan solo necesitas dos cuadrados de tela de 2,5″ de lado (como unos 10 cm). Lo más estético es que esta tela sea la misma que usaste para la trasera, pero como no se va a ver cuando esté colgado, tampoco importa mucho.

anabelula.wordpress.com

 

Dobla los cuadrados a la mitad por la diagonal y colócalos en las dos esquinas superiores del quilt haciendo coincidir los ángulos. Así, mira

anabelula.wordpress.com

Asegúralos con una costura a 1/4″ del borde.

anabelula.wordpress.com

Y ya puedes poner la tira de cierre (“binding”) como si tal cosa. Te quedará la trasera con esa especie de bolsillos en la parte superior.

anabelula.wordpress.com

Ahora tienes que coger una tablilla o una vara de madera, de esas que se venden en las tiendas de bricolaje, y cortarla a la medida del quilt (justo desde una costura del binding a la otra). La introduces en los triángulos de tela y listo para colgar! Es importante que quede bien ajustada (aunque sin forzar) para que el quilt quede bien estirado.

anabelula.wordpress.com

Si, como en mi caso, pusiste una varilla, lo puedes colgar directamente de una alcayata. Si pusiste una tablilla, tal vez necesites ponerle en el centro un artilugio como los de colgar cuadros, tipo a esto

img_4190

Otro método consiste en colocar la funda todo a lo largo del quilt en su parte superior.

anabelula.wordpress.com

Cuando el quilt es de grandes dimensiones, esta es la mejor opción. Necesitas una tira de tela (a ser posible igual que la trasera) de unas 6″ (unos 15 cm) de ancho y la misma medida que el quilt que queremos colgar, o un poco menos, de largo. En los lados cortos de la tira hacemos unos dobladillos y planchamos la pieza doblándola a la mitad longitudinalmente.anabelula.wordpress.com

Colocamos la tira con los bordes cortados coincidiendo con el borde superior del quilt. Al hacer los dobladillos nos tiene que quedar un poco más corta que el quilt, así que céntrala para que nos quede la misma distancia a ambos lados. La fijamos con alfileres o, mejor aún, con una costura a 1/4″ , o un poco menos, de margen.

anabelula.wordpress.com

Ahora, como en el caso anterior, cosemos el binding y cerramos el quilt como lo hacemos habitualmente. Nos quedará la tira suelta por su lado doblado, así que tenemos que coserla a la trasera a puntada invisible, teniendo cuidado de no traspasar a la parte delantera del quilt y dejando los lados abiertos para introducir la barra.

anabelula.wordpress.com

Si no quieres que se vea, corta la vara un pelín más corta que el quilt, pero que sobresalga por ambos lados de la funda, y cuélgalo de esos dos puntos. Esta funda es suficientemente ancha como para introducir una barra de cortina de esas que sobresalen y tienen algún adorno en los extremos. Si el quilt es pequeño o tienes planeado poner algo más fino, no necesitas una funda tan ancha, tal vez con una tira 3 ó 4 pulgadas sea suficiente, pero compruébalo primero. Yo, en este caso, voy a usar una varilla de unos 2,5 cm de diámetro y mi tira mide 4″, suficiente para que, una vez doblada a la mitad, permita que la varilla entre holgadamente.

Para que quede impecable en la pared, es importante que el quilt cuelgue bien liso y estirado. Para ello tienes dos opciones, aunque si el quilt es muy pequeño igual no te hace falta ninguna. Una sería coser en las esquinas inferiores unos pesos como los que se usan para las cortinas. Si no los encuentras, unas arandelas medianamente pesadas te pueden servir.

anabelula.wordpress.com

La otra opción sería poner también en estas esquinas de abajo otros dos triángulos de tela para colocar otra varilla como la de arriba que lo mantenga tenso.

 

Por último, si lo que quieres colgar es un quilt antiguo o uno que ya está cerrado, el método es más o menos el mismo, pero tienes que coser la funda por ambos lados, ya que no la puedes sujetar con la tira de cierre (binding). Pero antes, y una vez hechos los dobladillos de los laterales, dobla la tira hacia la cara buena, cósela todo a lo largo para hacer una especie de tubo, dale la vuelta y plánchala dejando la costura en la parte de atrás. Colócala en la parte superior del quilt, lo más alineada posible al binding y  con la costura hacia atras, de cara a la trasera. Cósela a puntada invisible por sus dos lados largos y listo. Si quieres hacerte una idea más precisa, puedes ver el vídeo tutorial de Jenny Doan, de Missouri Star Quilt Company  aquí

Pues nada más, espero que os sirva de ayuda. Hasta otra! Un beso y ya sabéis…

anabelula.wordpress.com

a ser valientes!!! >¡<

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

MORNING GLORY MINIQUILT

Morning Glory Miniquilt / anabelula.wordpress.com

Últimamente estoy en modo “miniquilt” o “trabajo-de-pequeñas-dimensiones”. Esto por cuestiones prácticas, porque cuando vuelva a España no sé dónde voy a meter tanto quilt, ni cómo me voy a arreglar con tanto equipaje. Y puedo dejar atrás muchas cosas, pero esto es algo que prefiero llevarme conmigo!

Aquí tenéis el último que hice

Morning Glory Miniquilt / anabelula.worpress.com

El patrón es  de Cluck Cluck Sew y se llama Morning Glory. Es totalmente de mi estilo y me encanta! Hubiese preferido hacer un quilt grande y estoy segura de que quedaría increíble en mi cama, pero… estas son mis limitaciones!

Morning Glory Miniquilt / anabelula.worpress.com

Tenía, además, toda la intención de acolcharlo a máquina siguiendo las líneas de las costuras, porque es muy geométrico. Pero cuando acabé el top lo vi tan limpio y orgánico que no me decidí, por si me quedaba un poco chapucilla. Así que dejaré las pruebas para otro momento, para otro quilt…

Morning Glory Miniquilt / anabelula.worpress.com

La opción de reducir las dimensiones me gustó bastante, y ya tengo alguna otra idea para el siguiente. Estos quilts pequeños dan mucho juego, se pueden colgar (ideales en una habitación de costura, si tenéis la suertaza de tener una), se pueden usar como mantel en una mesa pequeña (da un poco de pena, ya lo sé!), o también como baby quilts. Este, concretamente, mide 90×90 cm, una medida muy adecuada para un quilt infantil. Además, se hacen rápido, no implican mucho gasto en materiales (incluso puedes aprovechar recortes que tengas por ahí) y son un regalo muy socorrido.

Morning Glory Miniquilt / anabelula.worpress.com

Otro día os cuento lo que hice para colgarlo. Besos y feliz semana! >¡<

Morning Glory Miniquilt / anabelula.worpress.com

Guardar

Guardar

BUENOS DESEOS

Dresden Plate Miniquilt / anabelula.wordpress.com

Enero es el tiempo perfecto para las resoluciones y los cambios positivos, para reflexionar sobre el pasado año y lanzarnos a otro brillante, nuevo…

Lo que hicimos, lo que no hicimos, lo que conseguimos, lo que se nos escapó de las manos, lo que tenemos pendiente… Y ahora, al empezar el año, nos hacemos la ilusión de que todo va a ser diferente, incluso mejor si somos entusiastas.

Seguimos empeñados en considerar el tiempo como algo cíclico, cuando en realidad es como un camino que empieza y nadie sabe hasta dónde llega o por dónde te lleva, lo escabroso que será o la compañía que te irás encontrando. Y esto es una verdad verdadera según mi experiencia de los últimos años!

Esta idea de que algo empieza y termina, empieza y termina… supongo que está inspirada en los ciclos de la naturaleza, pero hoy está tan marcada por el consumo y el mercantilismo que patea un poco el estómago. Es triste, pero ahora cuando oímos “cambio de estación” ya no pensamos en los colores del otoño o las flores de la primavera, lo primero que se nos viene a la cabeza puede ser algo como los anuncios de El Corte Inglés. Y si hablamos de la navidad…no, mejor no.

anabelula.wordpress.com

Sin embargo, algo de cíclico hay en nuestra naturaleza, algo que nos hace sentirnos pletóricos cuando empieza la primavera o melancólicos con las primeras lluvias del otoño, algo que nos hace plantearnos nuevos retos cuando empieza el año, y recapitular cuando termina.

No era mi idea ponerme tan trascendente ni soltaros este rollo, pero ya está. Muchos de los blogs que sigo aprovechan este momento para hacer un resumen de todas las cosas (mayormente quilts) que hicieron a lo largo del año. Yo no es que quiera parecerme a nadie. Pero me apeteció hacerlo y os aseguro que es un buen ejercicio porque, ahora que lo veo todo junto, pienso que 2016 fue un año bastante productivo, a pesar de que esa no era precisamente la sensación que tuve en mi día a día.

Hexi Quilt / anabelula.wordpress.com

Otra cosa importante del año fue que retomé este blog que tenía bastante (o muy) abandonado, y empecé a tomarme un poco más en serio las Redes Sociales, lo que me permitió estar en contacto con un montón de gente querida e inspiradora.

Además me hice ropa, tejí  (tengo un jersey a medias) e hice ganchillo (tengo una manta a medias)

También viajé, y leí unos cuantos buenos libros (gracias Berta, por mantenerme al tanto de las novedades). Si tuviera que elegir  uno de los nuevos sitios que conocí, escogería Nueva Orléans sin dudarlo. Y si tuviera que elegir entre los libros que leí, escogería el Manual para Mujeres de la Limpieza de Lucia Berlin, que os recomiendo mucho mucho. Un libro de relatos cortos deliciosos que se leen del tirón y dan cuenta de la vida sorprendente de la autora. En línea con esa idea de que hoy estás aquí y mañana no sabes dónde te pueden llevar tus pasos. Interesante!

Así que ya veis, un año da para mucho. Y ahora no sé si algo termina o empieza, lo único que me importa es tener energía y ganas para seguir. Estoy en ello. Como ya os dije, tengo un montón de proyectos y de buenos deseos para los meses venideros.

Dresden Plate Miniquilt / anabelula.wordpress.com

Besos y muy buenos deseos también para vosotros! >¡<

Guardar

Guardar

2017!!!

anabelula.wordpress.com

Hola!

Hoy me asomo  nada más que para desearos un año fantástico!

Yo tengo miles de proyectos bulléndome en la cabeza, así que sólo pido salud y energía para poder llevarlos a cabo.

Eso y que el entusiasmo no decaiga y nos dure todo el año, porque es el motor para todo lo demás.

Besos >¡<

anabelula.wordpress.com

Guardar

Guardar