ETSY

Hola a todos! Hoy es 22 de marzo y es un día especial por varias razones. Para empezar es mi cumpleaños y además la primavera está recién estrenada. Pero lo más importante que os tengo que contar es que acabo de abrir una tienda en Etsy!

Por si alguien no sabe muy bien de qué va la cosa, Etsy es una especie de plataforma de venta on line donde tú puedes poner una tienda si quieres vender artesanía hecha por tí, materiales diversos para hacer todo tipo de artesanías o también productos vintage. Es lo que se llama un “marketplace”, que viene siendo un mercadillo donde poner tu puesto, pero on line. Y es una red muy chula, porque implica una manera de comprar y vender un poco diferente y comprometida, que valora la producción artesanal y respetuosa con el medio y las personas, la elaboración de productos cuidados y únicos, la manufactura en su sentido literal…

Hace mucho tiempo que me rondaba la idea por la cabeza, pero el momento tuvo que ser ahora por distintas razones largas de contar. Me puse esta fecha significativa como tope para no seguir dándole largas, y ya está!

Estas últimas semanas estuve cosiendo como loca! Ya avancé algo en Instagram , y la gente me decía “no paras!”, pues era por esto.  Te recomiendan empezar con al menos 10 artículos. Yo no llegué a tanto, pero es que lo mío lleva mucho curro, jo!

Bueno, ya la iré mejorando. La voy a dedicar básicamente a cosas infantiles y para bebés, algo que siempre me encantó hacer, es rápido y muy agradecido. De momento está en inglés, pero si entráis desde España sale automáticamente traducida. Veréis que es una traducción bastante mala, así que con el tiempo quiero ponerla en los dos idiomas, con el tiempo…

Y ahora necesito vuestro apoyo para posicionarme. Ya sé que tengo que currarme más lo de las redes sociales, mi punto débil, pero os pido que lo comentéis y lo compartáis  como venís haciendo con mis publicaciones, y ya, si de paso os hacéis una cuenta en Etsy y me ponéis como tienda favorita, la bomba!

Estoy entusiasmada con mi nuevo proyecto, ya tengo la disculpa perfecta para coser y coser… a ver si de paso vendo algo para poder seguir cosiendo!

Muchísimas gracias y muchísimos besos!

>¡<

 

 

 

Guardar

Guardar

Anuncios

KANTHA BABY QUILT

 

Este pequeño quilt tiene el encanto de lo sencillo. Está inspirado en los Kanthas originarios de Bangladesh, Bengala y algunos estados de la India, donde tradicionalmente las mujeres cosen varias capas de viejos saris usados para crear mantas, fundas para almohadas y otros accesorios textiles. Estas mantas suelen ser, como los propios saris, de colores brillantes y con intrincados estampados. El mío no va del todo en esa línea, pero la técnica que utilicé es básicamente la misma.

Como seguramente sabéis, los saris son piezas rectangulares de tela que las mujeres de la India y otros países del sudeste asiático se enrollan alrededor del cuerpo para vestirse. Todo un arte que podéis ver en este vídeo.

Para hacer un Kantha (palabra que deriva del sánscrito y significa trapo) estas mujeres cosen varios saris formando capas que luego unen mediante puntadas hechas a mano. A veces, estos acolchados siguen las líneas de los dibujos estampados en la tela, otras van formando distintos patrones o motivos (flores, animales, mandalas…) que pueden llegar a ser complicadísimos, pero lo más frecuente es que se trate de líneas rectas a lo largo de todo el kantha. Esto último es lo que yo escogí para el mío y lo hice en varios colores.

 

Aparte de la idea de reutilizar y aprovechar, que me gusta mucho, hay una historia muy bonita y emotiva detrás de esta tradición. Normalmente, las mujeres guardan sus saris viejos durante años y hacen esta especie de quilts para sus nietos, incluso antes de tenerlos. La tela vieja y muy usada de los saris se vuelve suave y amorosa, ideal para el contacto con la piel del bebé. Así se establece una forma de conexión con la familia, incluso después de que las abuelas ya hayan muerto. Y en algunas familias es tan importante, que las abuelas hacen kanthas extra para que los nietos que puedan llegar a tener una vez se hayan muerto, tengan su propio kantha hecho por ellas.

Los kanthas originales son muy coloridos y tienen el aspecto rústico de lo auténtico, de lo hecho a mano, con puntadas infinitas y un poco irregulares y esa tela tan dulce y gastada… Tienen un aire boho, un tanto hippie, y se han puesto muy de moda en los últimos  años. Gracias a ello, grupos de mujeres se organizan para coser y comercializar sus kanthas y, aunque se pierda un poco el sentido tradicional, se siguen haciendo a mano con saris usados y son una fuente de ingresos para muchas familias.

kantha 2

Da gusto verlas!

Este baby quilt pretende ser un pariente lejano de los kanthas, aunque lo único que tengan en común sea el tipo de acolchado. El top es de lino blanco y no lleva guata. Como soy una maniática de las fibras naturales, especialmente para bebés, le puse en el interior una capa de gasa 100% algodón y en la  trasera un lienzo moreno muy fino también de algodón. Primero coloqué la gasa bien estirada, encima el lino y por último el lienzo moreno. Cosí las tres capas alrededor dejando un hueco para darle la vuelta. Luego cerré el hueco cosiéndolo a mano, lo planché muy bien y lo acolché como veis en las fotos. Como ninguna de las tres telas tenía cara buena o mala no tuve que preocuparme de cómo las colocaba. En el caso de que se use alguna tela estampada lo importante es poner el relleno y encima el top y la trasera con las caras buenas o estampadas juntas, y el resto del proceso igual.

Me gusta el contraste del lino con el lienzo de color natural, aunque después de muchos lavados se irá blanqueando y apenas habrá diferencia.

Para el acolchado utilicé tres cabos de mouliné en los colores que tenía a mano. Y, como veis, no me preocupé demasiado de que las puntadas fuesen muy regulares ni la líneas muy rectas. Esta licencia para la “imperfección” te permite dar rienda suelta a la imaginación, y a mi ya se me ocurren otras muchas ideas, por ejemplo utilizar hilo más grueso o lana, hacer dibujos en vez de rayas para darle un aspecto más infantil, escribir el nombre del niño o alguna frase o rima…

Finalmente, añadí estas borlas en las esquinas que le dan un toque gracioso. Las hice con perlé del número 8, el que suelo usar para acolchar. Tal vez hubiesen quedado mejor un poco más grandes y hechas con lana, pero…

Me gusta mucho trabajar con lino. Tiene, cómo decirlo… carácter, peso, sensación de fresco y natural. Lava perfectamente en agua muy caliente y no necesita plancha, porque ese aspecto arrugado le da todavía más encanto. Es perfecto para bebés alérgicos o para usar en verano. Ideal también para llevar a la playa porque una vez doblado no ocupa mucho espacio y además no se impregna de arena.

Y esto es todo de momento. Si me queréis contar qué os parece, estaré encantada de leer vuestros comentarios.

Besos

>¡<

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

CÓMO COLGAR UN QUILT

 

A veces queremos colgar un quilt de la pared por alguna razón. Puede que se trate de un quilt antiguo, o uno con un significado especial o conmemorativo. Puede ser que queramos vestir una pared desnuda, o simplemente añadir un poco de color y calidez a una habitación. Algunos de nuestros trabajos son pequeñas obras de arte y merecen ser expuestas con todos los honores. Otras veces nos inspiran y nos sirven de recordatorio.

Dresden Plate Miiquilt / anabelula.wordpress.com

Este miniquilt lo hice con esa intención, aprovechado restos de mi Dresden Plate. Bordé en él un mantra que me repito mucho últimamente (me imagino que no seré la única en estos tiempos que corren) y lo tengo colgado en la pared que está justo enfrente de mi cama, para que sea lo primero que veo cuando me levanto y lo último cuando me acuesto. Ya sabéis lo que se cuenta del poder de las palabras. Pues yo lo creo.

Dresden Plate Miniquilt / anabelula.wordpress.com

Hay una par de formas fáciles de preparar un quilt para colgar sin que se vean cinchas o trabillas de tela asomando. Ambas consisten en coser en la trasera algún tipo de funda en la que se pueda insetar una vara, una tablilla o, simplemente, una barra de cortina que mantengan el quilt estirado y nos permitan colgarlo como si fuera un cuadro. Esto es mejor decidirlo antes de cerrar el quilt, justo a la hora de poner el “binding”, pero si ya está acabado también se puede colocar.

La manera más sencilla, y la más práctica si el quilt no es muy grande, consiste en colocar estas fundas en las esquinas superiores de la trasera. Para ello tan solo necesitas dos cuadrados de tela de 2,5″ de lado (como unos 10 cm). Lo más estético es que esta tela sea la misma que usaste para la trasera, pero como no se va a ver cuando esté colgado, tampoco importa mucho.

anabelula.wordpress.com

 

Dobla los cuadrados a la mitad por la diagonal y colócalos en las dos esquinas superiores del quilt haciendo coincidir los ángulos. Así, mira

anabelula.wordpress.com

Asegúralos con una costura a 1/4″ del borde.

anabelula.wordpress.com

Y ya puedes poner la tira de cierre (“binding”) como si tal cosa. Te quedará la trasera con esa especie de bolsillos en la parte superior.

anabelula.wordpress.com

Ahora tienes que coger una tablilla o una vara de madera, de esas que se venden en las tiendas de bricolaje, y cortarla a la medida del quilt (justo desde una costura del binding a la otra). La introduces en los triángulos de tela y listo para colgar! Es importante que quede bien ajustada (aunque sin forzar) para que el quilt quede bien estirado.

anabelula.wordpress.com

Si, como en mi caso, pusiste una varilla, lo puedes colgar directamente de una alcayata. Si pusiste una tablilla, tal vez necesites ponerle en el centro un artilugio como los de colgar cuadros, tipo a esto

img_4190

Otro método consiste en colocar la funda todo a lo largo del quilt en su parte superior.

anabelula.wordpress.com

Cuando el quilt es de grandes dimensiones, esta es la mejor opción. Necesitas una tira de tela (a ser posible igual que la trasera) de unas 6″ (unos 15 cm) de ancho y la misma medida que el quilt que queremos colgar, o un poco menos, de largo. En los lados cortos de la tira hacemos unos dobladillos y planchamos la pieza doblándola a la mitad longitudinalmente.anabelula.wordpress.com

Colocamos la tira con los bordes cortados coincidiendo con el borde superior del quilt. Al hacer los dobladillos nos tiene que quedar un poco más corta que el quilt, así que céntrala para que nos quede la misma distancia a ambos lados. La fijamos con alfileres o, mejor aún, con una costura a 1/4″ , o un poco menos, de margen.

anabelula.wordpress.com

Ahora, como en el caso anterior, cosemos el binding y cerramos el quilt como lo hacemos habitualmente. Nos quedará la tira suelta por su lado doblado, así que tenemos que coserla a la trasera a puntada invisible, teniendo cuidado de no traspasar a la parte delantera del quilt y dejando los lados abiertos para introducir la barra.

anabelula.wordpress.com

Si no quieres que se vea, corta la vara un pelín más corta que el quilt, pero que sobresalga por ambos lados de la funda, y cuélgalo de esos dos puntos. Esta funda es suficientemente ancha como para introducir una barra de cortina de esas que sobresalen y tienen algún adorno en los extremos. Si el quilt es pequeño o tienes planeado poner algo más fino, no necesitas una funda tan ancha, tal vez con una tira 3 ó 4 pulgadas sea suficiente, pero compruébalo primero. Yo, en este caso, voy a usar una varilla de unos 2,5 cm de diámetro y mi tira mide 4″, suficiente para que, una vez doblada a la mitad, permita que la varilla entre holgadamente.

Para que quede impecable en la pared, es importante que el quilt cuelgue bien liso y estirado. Para ello tienes dos opciones, aunque si el quilt es muy pequeño igual no te hace falta ninguna. Una sería coser en las esquinas inferiores unos pesos como los que se usan para las cortinas. Si no los encuentras, unas arandelas medianamente pesadas te pueden servir.

anabelula.wordpress.com

La otra opción sería poner también en estas esquinas de abajo otros dos triángulos de tela para colocar otra varilla como la de arriba que lo mantenga tenso.

 

Por último, si lo que quieres colgar es un quilt antiguo o uno que ya está cerrado, el método es más o menos el mismo, pero tienes que coser la funda por ambos lados, ya que no la puedes sujetar con la tira de cierre (binding). Pero antes, y una vez hechos los dobladillos de los laterales, dobla la tira hacia la cara buena, cósela todo a lo largo para hacer una especie de tubo, dale la vuelta y plánchala dejando la costura en la parte de atrás. Colócala en la parte superior del quilt, lo más alineada posible al binding y  con la costura hacia atras, de cara a la trasera. Cósela a puntada invisible por sus dos lados largos y listo. Si quieres hacerte una idea más precisa, puedes ver el vídeo tutorial de Jenny Doan, de Missouri Star Quilt Company  aquí

Pues nada más, espero que os sirva de ayuda. Hasta otra! Un beso y ya sabéis…

anabelula.wordpress.com

a ser valientes!!! >¡<

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

HACER UN PLATO DE DRESDEN A MÁQUINA (tutorial)

Dresden Plate / anabelula.wordpress.com

A pesar de que el  Dresden Plate es un bloque muy clásico,  últimamente lo podemos ver mucho en los trabajos de las quilters más modernas. Pensaréis que ya está todo inventado y que es difícil innovar en un arte tan antiguo, pero no os podéis imaginar lo que una misma idea puede dar de sí. Mis quilts favoritos son esos que tienen un aire clásico, pero actualizado. Esos que están basados en bloques de toda la vida, pero con un toque moderno y fresco.

En la entrada anterior os enseñé mi Dresden Plate Quilt. Va en esa línea y, desde luego, no me puede gustar más! Como lo disfruté tanto (y como hice fotos de todo el proceso), me apeteció hacer este tutorial y contaros un poco cómo fue la construcción de los platos, para que veáis que es sencillísimo y os animéis. Acabar el quilt me llevó mucho tiempo porque lo hice enorme, lo acolché a mano y metí otros proyectos por el medio, pero si tenéis máquina de coser y os podéis hacer con las herramientas necesarias, es un trabajo fácil y relativamente rápido.

Por ejemplo, me parece una buena idea para un baby quilt, en tonos suaves y con telas infantiles. Con 4 platos sería suficiente. Quedaría cuadrado (a mi me gusta), pero si lo queréis rectangular hacéis 6 y listo. Espero que alguien se anime.

img_1712

Calculé que necesitaba 20 platos porque mi quilt iba a ser rectangular. Así que, teniendo en cuenta que cada plato tiene 20 pétalos, iba a necesitar un buen montón, exactamente 400 pétalos! Empecé cortando tiras de 4,5″ de todas las telas que tenía por casa que dieran esa medida. Fui cortando las piezas con esta regla, especialmente diseñada para ello. También te puedes fabricar una plantilla en plástico o cartulina, el patrón lo consigues fácilmente en la red. Pero yo te aconsejo la regla. Es una maravilla, no es muy cara y, aunque solo sea para hacer este quilt, la amortizas, en serio. Según la coloques, consigues que el plato tenga un centro más o menos abierto. Cuanto más estrechos son los gajos abajo, más cerrado te queda el plato. Yo la puse a 1,5″, como véis en la foto.  Vas volteando 180º la regla y cortando las piezas. Ojo si tienes alguna tela que tenga direccionalidad (p.e. árboles o casas que quieres que te queden en una dirección determinada). Para ahorrar tiempo puedes cortar varias piezas a la vez poniendo tres o cuatro tiras juntas.

img_1415

Ahora tienes que doblar cada gajo a la mitad verticalmente y hacer una costura como ves en la foto de abajo. Yo uso 1/4″ de margen de costura. Puedes utilizar el que quieras, siempre que sea el mismo para todas las piezas, por eso te recomiendo que uses el ancho del prensatelas que tengas en la máquina, como referencia. Y por supuesto, se dobla con la cara buena hacia adentro y se cose por el revés de la tela 😉 (mira que escoger un sólido para la foto, ya me vale!)

img_1432

Cuando se trata de tantas piezas es muy importante ir cosiéndolas de manera encadenada. Ahorras muchísimo tiempo e hilo, y te queda una cosa así de decorativa.

img_1430

Separas todas las piezas y les haces un piquete así. Ten cuidado de no te acercar demasiado a la costura para que luego no se te abra.

img_1433

Llega el momento mágico de darle vuelta al gajo y sacarle bien el pico con la ayuda de un objeto ligeramente punzante. Si no tienes este artilugio, una aguja de ganchillo puede servir, pero no te pases empujando!

img_1435

Centra bien los picos, plánchalos y ya tienes los pétalos!

img_1439

Un montón de pétalos en mi caso!!!

Dresden Plate / anabelula.wordpress.com

Ahora los vas cosiendo unos a otros combinándolos a tu gusto. Yo fui haciéndolo de 5 en 5. Lo importante es que las costuras te coincidan lo más exactamente posible en la parte de arriba, donde van los picos. Si en el centro del plato te quedan un poco desiguales no importa. Plancha las costuras abiertas.

img_1453

Y ya puedes completar el plato

img_1452

Cuando acabes de coser el plato, verifica que te queda bien plano cuando lo pones en una superficie lisa. Para esto es importante respetar escrupulosamente el margen de costura. Esta regla está pensada para utilizar un margen de costura de 1/4″. Si tu prensatelas es un poco más ancho, tal vez tengas que añadir otro pétalo o ajustar un poco las costuras hacia el centro del plato. No pasa nada, son pequeños arreglillos que tienes que hacer sobre la marcha y le dan un poco de tensión y emoción al trabajo, jeje. Si ves que no te queda  del todo plano, vuelve a repasar dos o tres costuras procurando cerrarlas un poco según te vas acercando al centro.  Yo lo tuve que hacer en alguno de mis platos. Ah, y procura no pasarte mucho con la plancha, para no estirar esa parte  de la tela que todavía está sin coser.

Dresden Plate / anabelula.wordpress.com

Ahora toca decidir qué vas a hacer en el centro. Puedes sobreponerle un círculo central. Esto quedaría muy bien en un baby quilt, escogiendo para ello una tela con algún diseño infantil que destaque y se ajuste al hueco central del plato, como puedes ver aquí. Esto es lo que en inglés se llama “fussy cutting“, y consiste en cortar deliberadamente un trozo de tela con un dibujo o diseño determinado que queremos integrar en nuestro trabajo. En este caso, tienes que aplicar primero el plato sobre el fondo, recortar luego con cuidado la tela que queda justo debajo del plato para no tener tantas capas (esto es opcional) y aplicar el círculo central con el método que más te guste (puntada invisible, festón…) Yo decidí que  mi quilt ya tenía bastante colorido y que quería dejar los centros  de los platos “huecos”, como si fuesen ventanas a través de las cuales se viera la tela de fondo que tanto me gustaba. Por eso, para rematar la parte central del plato hice lo siguiente:

img_1711

En la cara buena del plato cosí, como véis aquí, un trozo de entretela de papel (de la que solemos utilizar para el log-cabin)

img_1710

Una vez cosida, recorté el centro y le di forma redonda a toda la pieza.

Lo doblé con cuidado hacia dentro y lo planché, procurando que el círculo interior quedase lo más perfecto y redondo posible. Ahora, más que un plato, te queda una corona!

img_1716

El paso siguiente es colocarlos centrados en la tela de fondo que hayamos elegido. Yo los hilvané para asegurarlos bien y no tener que andar peleándome (y pinchándome) con los alfileres  mientras los cosía. Por aquí utilizan mucho los imperdibles o el pegamento de tela, y hay unos alfileres muy cortos, especiales para hacer appliqué que también funcionan bien para esto.

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Para terminar, se cosen con puntada invisible, o al menos lo más invisible posible! Los especialistas del appliqué recomiendan utilizar un hilo del color de la pieza que se va a sobreponer. Como estos platos tienen tanto colorido, yo opté por un hilo de algodón muy fino en color blanco roto (Aurifil nº 50, es la primera vez que lo uso y me encanta). En los pétalos de color liso (sobre todo en los rojos) se ven un poco las puntadas, pero yo no quiero engañar a nadie y, sí, realmente está cosido, oye! Esas pequeñas puntadas irregulares a mano dignifican la labor y le dan autenticidad. Las que me conocéis sabéis  que yo no soy fan de la hipermegaperfección y, aunque tampoco me gustan las chapuzas, no me desespero si se notan las puntaditas o si algo no me queda perfectamente escuadrado.

Últimamente me apetecía mucho coser a mano, y disfruté bastante con este proceso. Cuando los bloques están todavía sueltos, antes de la construcción del top, los manejas con facilidad y los puedes llevar contigo a todas partes. Y como aquí no me conoce nadie, me pongo a coser o a tejer en cualquier sitio. O tal vez sea que, afortunadamente, con los años vas perdiendo el sentido del ridículo que ridículamente te impide hacer lo que te gusta cuando te apetece.

Y, como antes de decidir el tamaño de los platos hice varias pruebas, me quedaron por ahí pétalos de varias medidas que quiero ir aprovechando (antes de que se queden abandonados en cualquier rincón). Esto va a ser un miniquilt para colgar en la pared:

Dresden Plate / anabelula.wordpress.com

Como me recuerda tanto a la etiqueta que hice para mi Dresden Plate Quilt, tal vez le borde algo en el centro, aunque la primera idea era hacer algún appliqué, ya veremos…

Estos platos, en tamaño pequeño quedan chulísimos y son una buena manera de aprovechar esos recortes de tela enanos que somos incapaces de tirar. Van bien para cualquier propósito: una bolsa, un neceser o una libreta forrada…

anabelula.wordpress.com

Ya veis que llevo una temporada en plan “monográfico platos de Dresden” (todavía tengo más!) y es que son tan agradecidos, que te pones y no puedes parar! : )

Bueno amigas, espero que todo esto os haya gustado y os sirva de referencia. Feliz fin de semana, aunque en España menuda semanita lleváis!

Un beso >¡<

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

DRESDEN PLATE QUILT. Un clásico

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Desde siempre, quise hacer un quilt con platos de Dresden.

Este que os cuento es el tercer intento. La primera vez fue cuando estaba empezando con este arte del patchwork y era una fundamentalista del “todo a mano”. No pasé del primer plato. La segunda vez ni siquiera llegué tan lejos! Fue en mi época de la tienda y ya andaba experimentando con las reglas y la máquina de coser, tenía todo el material a mi alcance, pero me faltaba lo más importante…el tiempo. Corté un montón de telas  muy coloridas, cosí medio plato y ahí se quedó todo, metido en una bolsa, esperando… (y ni idea de por dónde anda a estas alturas!)

Ahora tengo tiempo y muchas ganas de ocuparlo en cosas que realmente me apetezcan. Así que esta vez, por fin, lo hice! Sí! Ya tengo mi Dresden Plate Quilt!!!

Dresden Plate Quilt/anabelula.wordpress.com

Fue un proceso largo, no os vayais a pensar. Fueron muchas piezas, pero sobre todo muchas decisiones. Es un quilt enorme que quiero usar para cubrir un sofá. Por eso me apetecía que el fondo fuese un poco oscuro, yo que soy tan aficionada a los fondos blancos…!

img_1455
Haciendo pruebas

Intenté varias opciones y casi por casualidad di con este color tan interesante. Va un poco en la gama de los turquesa, menta, jade que tanto me gustan, pero no sé, tiene algo especial, como vintage, viejuno. Y, curiosamente, combina genial con casi todos los colores.  Se llama Pond, que en inglés significa estanque (otra cosa que enamora) y es un Bella Solid de Moda.

Dresden Plate Quilt/anabelula.wordpress.com

Para los platos, como podeis ver, utilicé todo tipo de telas, todo tipo de colores y todo tipo de diseños. En principio quería ser un poco exigente en cuanto a la combinación de los tonos, pero la idea era hacer 20 platos, así que no me podía andar con muchas contemplaciones. Corté tiras de 4,5″ de todas las telas que tenía por casa que dieran la medida y fui añadiendo alguna más a la colección. Por ejemplo, me apetecía meterle también rosas, naranjas y amarillos, colores que yo no solía utilizar mucho, y que “no me quedó más remedio” que comprar.

img_1713

Cuando ya tenía los 20 platos hechos me di cuenta de que el quilt no me iba a quedar lo suficientemente grande como para cubrir el sofá y, la verdad, ya no tenía moral para hacer más pétalos! Tampoco quería separar mucho los platos y que flotasen muy esparcidos por el quilt. Entonces decidí poner sashing (tiras) del mismo fondo y colocar tacos de colores en las intersecciones. De esta forma conseguía la medida que necesitaba y, de paso, le daba más protagonismo al fondo, que a esas alturas ya me tenía completamente conquistada. Además, lo de los tacos creo que fue un acierto porque le dan una gracia especial al conjunto. Ya no me imagino este quilt solo con los platos.

img_1705
Probando con las tiras y los tacos

Aquí está el top listo ya para acolchar.

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Me encanta!

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Sabéis que yo prefiero acolchar a mano y más bien poco. Ya le voy pillando algo la gracia al acolchado a máquina, no os penséis. Pero sólo para los quilts muy geométricos y en  línea recta, siguiendo las costuras. Eso de rellenar todo el quilt con arabescos, pasando por encima de los sobrepuestos y las piezas… todavía no me convence.

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Aquí véis detalles del acolchado. No me quise complicar mucho. Acolché alrededor de los platos y los tacos, y añadí esas estrellas que fui dibujando a mano alzada, por eso son todas distintas. El hilo que utilicé es un perlé de algodón del númeero 8 en color verde agua, que es el color de la trasera, así destaca un poco en el top y apenas se percibe en la parte de atrás.

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

  Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Qué os parece la tela que usé para cerrarlo? También me costó lo suyo decidirme. Ya os digo que este color combina bien con casi todo, así que dudé bastante entre rosa, naranja…, hasta que encontré estas rayas al bies en color coral despampanantes!

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Y esta es la etiqueta. Me gusta ponerla en todos los quilts que hago para recordar la fecha, y porque me parece un detalle divertido, una manera de poner el broche y decir “c’est fini”, con toda la satisfacción que eso implica. Los últimos quilts que hice por aquí están sin ella y es algo imperdonable que tengo pendiente. Esta me quedó guapísima, bueno a mi me encanta y me lo pasé en grande ideándola y bordándola.

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Queda, además, así de rebién!

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Aquí tenéis a mi amiga disfrutando de la obra terminada, tan feliz!

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Y aquí estoy yo, también encantada con mi Dresden Plate Quilt!

Dresden Plate Quilt / anabelula.wordpress.com

Desde aquí os mando un beso a todas! Espero que os haya gustado. Hasta la próxima! >¡<

Dresden Plate Quilt / anabelua.wordpress.com

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

STAR SAMPLER QUILT

img_2453

Hola! Tras un largo, largo verano, aquí me tenéis de nuevo. La cierto es que no estuve parada, hice muchas cosas que ya os iré enseñando, pero esto de escribir me da un poco de pereza, aunque luego cojo carrerilla y no hay  quien me pare!

Otra vez empecé un quilt along! Y eso a pesar de que tengo por ahí medio abandonado el Splendid Sampler. Bueno, abandonado exactamente no, más bien aparcado. Además de los que os enseñé, hice dos o tres bloques más y tengo otros tantos a medias. Pero hace tiempo que ni lo toco, aunque está en mi mente ponerme algún día y terminar por lo menos todos los que me gustan. Veremos a ver…

Este del que os quiero hablar hoy es el Star Sampler Quilt Along que propone Amanda Rolfe, de 3and3quarters. Amanda es una quilter australiana a la que sigo desde no hace mucho tiempo y que me parece muy maja. Me gusta su estilo y su trabajo. Si no la conocéis, aquí tenéis los enlaces para que lleguéis hasta ella corriendo. Hace unos videotutoriales muy buenos. Os recomiendo, por ejemplo, uno sobre Foundation Paper Piecing (FPP) que a mi me ayudó mucho, o cualquiera de los de la serie de este Star Sampler Quilt.

img_2434

En este quilt along los bloques son más grandes (12,5″) y todos van a ser estrellas. Las estrellas son un patrón muy recurrente en patchwork, un motivo clásico con infinitas posibilidades. Se adaptan a cualquier estilo y, por lo general, son fáciles para hacer piecing a máquina. A mi me gustan sobre todo en quilts modernos, pero con un toque retro. Y cuando vi este no me lo pensé mucho. Eso sí, lo voy a hacer con las telas que tengo por aquí,  que no sé por qué curiosa razón, cada día son más!!!

El sampler estará formado por 12 bloques. Cada semana, Amanda publicará un videotutorial en su canal de Youtube y un PDF con las medidas y las instrucciones. Todo gratis y de muy buena calidad. Esta semana vamos por el número 4, así que si os apetece, todavía estáis a tiempo.

Aquí os los enseño todos.

Bloque 1: Eccentric Star

img_2418

 Bloque 2: Star Ximg_2420

 Bloque 3: Kansas Starimg_2422

Bloque 4: Janet’s Star

img_2451

Y eso es todo de momento. Ahora, a esperar pacientemente hasta la próxima semana. Según los acabo, les hago foto y la publico en Instagram y Facebook, así que ya los iréis viendo.

Espero volver por aquí pronto. Entretanto, feliz fin de semana!

Besos >¡<

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

PINWHEEL QUILT PARA ADELAIDA

Hace tiempo hice un quilt para Adelaida  que muchas ya conocéis. Ella tenía entonces unos 9 ó 10 años y fue un éxito total. Le encantó!

Es este. Si un día encuentro mejores fotos (que sé que las tengo), le dedicaré un post porque se lo merece.

IMG_1263-2

Lo llamábamos “Mujeres del Mundo” y realmente rodó bastante por el mundo. Cuando Ade vino la primera vez a EEUU lo trajo, y luego, en cada viaje que hacía, siempre lo llevaba con ella. Con ella debajo del brazo, claro, porque ya os podéis imaginar cómo suelen ir las maletas! Lo llevaba en la cabina y lo usaba de almohada o para taparse. Luego lo poníamos en su cama. Yo también traigo siempre uno de mis quilts conmigo y lo pongo en un sitio bien visible para sentirme un poco más en mi casa.

Adelaida's Quilt/Anabelula

Cuando íbamos a coger el avión para venir el verano pasado, pillamos un atasco monumental camino del aeropuerto. Llegamos con el tiempo justísimo, así que nos mal aparcaron a la puerta y nos tiramos del coche a toda leche. Con los nervios, las prisas y las despedidas, Adelaida se olvidó el quilt en el coche y para cuando se acordó ya estábamos sobrevolando el Atlántico.

Ade
Ade

Por eso, desde que llegamos aquí, a Hodgenville, quise hacerle otro para remplazarlo, pero la tarea no fue tan fácil. Le dije que escogiera el diseño y tardó meses en decidirse!(bueno, tampoco es que haya puesto mucho empeño en ello, la verdad). Y es que está en ese momento de su vida en el que:

  • todo aquello que pueda parecer un poco infantiloide… no
  • todo aquello que sea un poco rosa o pastel… no
  • todo aquello que le pueda gustar a tu madre… no, no y no!

Por fin vio uno en una película de adolescentes. Era una peli de esas en las que se ven unas casas fantásticas, con unas cocinas enormes (como las de España!) y unas habitaciones de chica ideales. El quilt en cuestión era de molinillos, en dos colores y con unos bloques gigantes. Por más que quise convencerla para hacerlo de muchos colores y con telas estampadas… nada. Tenía que ser azul y liso, azul y liso…

Pues hecho!  un pinwheel quilt  (de molinillos)  azul y liso!

Pinwheel Quilt/ANABELULA

La tela también la eligió ella. Le enseñé varios tonos azules de Moda Fabrics y se decidió por el azul Capri. Lo demás fue todo cosa mía. Aunque la quise implicar un poco parece ser que, ahora mismo, coser no es lo suyo 😦

El procedimiento… ultrarrápido! Habría acabado el top en 3 días si no fuera porque me confundí al calcular la cantidad de tela y tuve que hacer otro pedido.

Os pongo alguna foto del proceso. Los primeros pasos son similares a los del Hourglass Quilt

IMG_1090

Ponemos dos cuadros de cada color sobrepuestos (aquí, como son sólidos, no hay que tener cuidado con las caras buenas o malas de la tela). Marcamos la diagonal y cosemos a ambos lados de la raya, a 1/4″. Cortamos por la línea y conseguimos dos cuadrados formados por un triángulo de cada color.

IMG_1093

Los pulimos y escuadramos.

IMG_1096

Cosemos los cuadrados de dos en dos como en la foto de abajo, teniendo cuidado de que vayan todos en la misma dirección. Ojo con esto! Yo tuve que descoser unos cuantos que estaban al revés, lo cual me retrasó un poco y me puso de bastante mal humor!

IMG_1215

Finalmente, formamos los molinillos cosiendo estas piezas de dos en dos. En este paso, lo complicado es que nos coincidan bien todos los puntos en el centro. Es, como todo en la vida, cuestión de práctica. Aquí, lógicamente, os enseño uno de los que mejor me quedaron, pero he de deciros que no todos están así de bien.

IMG_1191

Cosí los bloques de 6 en 6, formando tiras, sin poner sashing entre ellos (porque el de la película no llevaba!) Y como últimamente todo lo hago cuadrado, cosí 6 tiras entre sí, formando un top de 6 por 6 bloques.

Aquí tenéis el top terminado. La foto está muy oscura porque hacía un día de perros, pero ya se ve que tiene muy buena pinta, eh!

IMG_1244

En el interior le puse una guata de algodón 100% muy fina, de verano. Aquí hay tanta variedad de guatas que te vuelves loca. Al final escogí esta porque, como es un quilt “para llevar”, ocupa menos. La tela de la trasera la eligió también Adelaida. Fuimos a una tienda de patchwork que tenemos por aquí cerca y no tardó ni 5 minutos en decidirse. Eso me gustó. Desde luego, hay aspectos en los que no se parece nada a mi!!!

IMG_1883

Y el acolchado? Pues a mano, con hilo de perlé banco del número 12, a puntadas grandes e irregulares (que se vea bien que es a mano!) y sin bastidor, pero muy bien hilvanado para que nada se desplace. Como es un diseño geométrico, marqué las líneas de acolchado con la Hera como os expliqué aquí.

IMG_1905Y para terminar, como véis, lo cerré con una tira muy estrecha para respetar el 1/4″ del diseño de los bloques. Otro día os cuento el tema del “binding” y de cómo me gusta cerrar mis quilts.

IMG_1914

Nunca antes había hecho un quilt de 2 colores. Y me encantó! Es algo muy clásico pero vibrante y luminoso. Puede parecer un poco repetitivo coser tantos bloques iguales, pero como se hace tan rápido no te da tiempo a aburrirte, es más, te relaja no tener que andar pensando en cómo combinar las telas, os lo aseguro!

IMG_1884

La medida final es 72″ por 72″, lo que en centímetros es 150 por 150, más o menos. No es un quilt pequeño, pero con esta guata tan fina mirad qué poco ocupa. Y a la hora de acolchar… una gozada!

IMG_1916

Listo para ir de picnic!

IMG_1902

Feliz fin de semana! Tanto si vais de picnic como si no!

Besos >¡<

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar